21 de julio de 2017

ESTRATEGIA, ESTRUCTURA, EQUIPOS Y ECOSISTEMAS

Los procesos de innovación empresarial requieren de 4 pilares fundamentales o bloques constituyentes para tener éxito: necesitamos estrategia, estructura, equipos y ecosistemas para innovar de forma sistemática y eficiente. Son las 4 "E" 's de la innovación:

Estrategia: Toda empresa debe proteger, en primera instancia, su core business. Esta es la primera misión de cualquier organización. El core business sustenta la cuenta de resultados a corto plazo. Es la cash cow ( "vaca lechera") en terminología del Boston Consulting Group. No obstante, en un mundo de cambio acelerado, las vacas lecheras duran cada vez menos. Por ello hay que tener también estrategias ofensivas, más allá de la defensa del core. En qué nuevas combinaciones de producto / tecnología / mercado creemos que podremos generar nuevas ventajas competitivas? ¿Qué nuevas oportunidades de negocio podemos explorar? ¿Dónde estaremos posicionados a cinco años vista? Y, ¿qué presupuesto sobre ventas destinaremos a la actividad de exploración de nuevos negocios? Todas ellas son preguntas que pertenecen a la esfera estratégica de la empresa. Hoy, más que una actividad de planificación top-down, la estrategia tiene un componente creciente bottom-up, de desarrollo de una cartera diversificada de oportunidades estratégicas en ámbitos clave de futuro.

Estructura: Toda empresa debe disponer de una metodología sistemática de evaluación de oportunidades, análisis del mercado relacionado, cuantificación del riesgo, y dosificación del mismo. Un funnel (embudo) de la innovación, donde los proyectos van superando diferentes fases según una lógica "pasa-no pasa" similar a la de los fondos de capital riesgo. Las fases iniciales de todo proyecto de innovación deben ser de reducción de la incertidumbre (de investigación o exploración). Y las inversiones deben llegar de forma proporcional y escalada, a medida que la incertidumbre se reduce. Es bueno disponer de consejos de innovación (similares a los consejos de administración), que dosifiquen los recursos, abran el proceso a nuevas ideas y validen la progresión de los proyectos. Y es necesario que los sistemas de la organización apoyen los proyectos innovadores (por ejemplo, el sistema de recursos humanos: ¿incentiva y reconoce la creatividad, la singularidad y el trabajo fuera del core business, o únicamente promueve el trabajo productivo y la eficiencia en el core?). La innovación debe tener responsables, protocolos, disciplina organizativa, organismos supervisores, sistemas de apoyo, timings, indicadores y objetivos. Todos estos elementos conforman la estructura de la innovación

Equipos: Los equipos de innovación son fuerzas expedicionarias que operan fuera del core business. Son equipos pequeños, tecnificados, formados por profesionales con talento, que trabajan con misiones ambiciosas  ("desarrollar un producto rompedor en seis meses"). Equipos que tienen otra cultura (posiblemente el embrión de una nueva cultura adaptada a otro negocio más joven y ubicado en otra combinación de producto y mercado). Equipos orientados a la exploración, el aprendizaje, a la iniciativa y al trabajo bajo condiciones de elevada incertidumbre. Sus clientes no tienen porque ser los clientes del negocio core. Posiblemente tendrán que encontrar un nuevo colectivo de clientes iniciales (lead users), con los cuales prototipar, experimentar y pivotar. Y la forma de liderazgo, tampoco es la misma que en el core. Los equipos de innovación requieren liderazgo emprendedor y creativo, que suele contrastar con el liderazgo ejecutivo, rutinario y orientado al control que existe en el negocio clásico.

Ecosistemas: Henry Chesbrough, profesor de Berkeley, nos enseñó que la innovación es un proceso abierto, que requiere flujos de información externos, en el paradigma llamado innovación abierta. Pensar que las grandes ideas o los grandes conocimientos, revulsivo de nuestra competitividad, vendrán desde dentro de la organización es una rápida condena a la obsolescencia. El deal flow, la cantidad de ideas y oportunidades gestionadas es un factor clave de éxito en los procesos de innovación. Para incrementarlos necesitamos organizaciones porosas a los inputs externos, y la creación de un ecosistema (conjunto de agentes : universidades, centros tecnológicos, consultores, expertos ...) que nos proporcione de forma sistemática la información sobre nuevas tecnologías, nuevas tendencias o nuevas oportunidades de mercado que pueden ser la base de nuestra competitividad futura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario